Compresas de tela yimis
higiene íntima

Consejos de lavado

Aquí encontrarás una serie de trucos y consejos que harán que tus yimis estén tan limpias y bonitas como el primer día…

LO BÁSICO:
  • Cuando te cambies de compresa, enjuaga bien en agua fría la que acabas de usar.
  • Déjala a remojo en un barreño con agua.
  • Ve haciendo lo mismo según te vayas cambiando de compresa. Puedes cambiar el agua cada vez que pongas una compresa en el barreño y, si quieres, regar las plantas con ese agua , ellas te lo agradecerán.
  • Cuando pongas la lavadora, mete tus compresas con el resto de la ropa, y a lavar!  Puedes lavarlas a mano o a maquina, con el detergente que utilices habitualmente para el resto de tu colada.
RECUERDA:
  • Siempre en agua fría ; el agua caliente hace que la sangre se adhiera a los tejidos y sea difícil de limpiar.
  • No utilices suavizante, crea una película que impermeabiliza los tejidos haciendo que tus compresas pierdan capacidad de absorción.
  • Secalas siempre que puedas al sol; es un quitamanchas natural y un eficaz desinfectante.
  • Puedes usar bicarbonato sódico en el agua de remojo o añadirlo a la lavadora para quitar   alguna mancha difícil. Pero no abuses de ello para no dañar los tejidos.
  • No las seques en la secadora con aire caliente, ni las pongas encima de una fuente de calor   directo. Podrías dañar las telas.
  • Recomendamos lavar tus yimis al menos una vez antes de usarlas por primera vez para aumentar su capacidad de absorción.

“¿Y QUE HAGO SI ME TENGO QUE CAMBIAR FUERA DE CASA?”

  • Puedes doblar y cerrar tus “Yimis” con la mancha hacia dentro con sus corchetes, esto hará que la sangre se seque.
    Guardala en una bolsita o neceser impermeable. No te preocupes por la sangre seca, al no tener químicos no huele , y ponla en remojo cuando llegues a casa.
  • Y sigue tu día o noche tranquilamente…              

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *